Alerta en desarrollo

Vacunación Antigripal

Vacunación Antigripal 2017

¿Quiénes deben vacunarse?
• Mujeres embarazadas, en cualquier momento de la gestación.
• Mujeres puérperas hasta 10 días después del parto (si no se vacunaron durante el embarazo).
• Niños entre 6 y 24 meses inclusive.
• Mayores de 65 años.
• Trabajadores de la salud.
• Niños y adultos que tienen entre 2 y 64 años con enfermedades crónicas -respiratorias, cardíacas, renales, diabetes, obesidad, con receta médica.

¿Dónde me puedo vacunar?
Esta vacuna se brinda gratuitamente en hospitales, centros de salud y en el vacunatorio central.

Mito: “Si me vacuno, me voy a enfermar”
Falso. De los mitos y falsas creencias referidos a las vacunas, el más difundido está relacionado con la vacuna antigripal y sostiene que si la persona se vacuna, se enferma. Esto lleva a que muchos no se vacunen, por desconocimiento. En realidad no se trata de la enfermedad en sí misma, sino de efectos adversos que de ninguna manera tienen la magnitud y los riesgos de la patología, algo que puede ocurrir con muchas otras vacunas.
– La vacuna antigripal no es útil para prevenir resfríos, catarros o anginas.
– Se coloca a los grupos de riesgo para evitar las complicaciones graves y eventualmente mortales de la gripe.
– En los grupos en los que está indicada, los beneficios de la vacuna antigripal superan ampliamente los riesgos de padecer la enfermedad.

¿Qué es la gripe?
La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria que se presenta habitualmente en los meses más fríos del año.
Los síntomas suelen aparecer a las 48 horas de haber entrado en contacto con el virus y la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas. Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad y personas aquejadas de otras afecciones médicas, la infección puede conllevar graves complicaciones, provocar neumonía e incluso causar la muerte.

¿Cómo se transmite?
La gripe -al igual que otras infecciones respiratorias- se transmite por contacto con secreciones de personas infectadas a través de las gotitas que se diseminan al toser o estornudar y de superficies u objetos contaminados con estas secreciones.

¿Cuáles son sus síntomas?
Esta enfermedad se manifiesta con:
• Fiebre mayor a 38 ºC.
• Tos.
• Congestión nasal.
• Dolor de garganta, de cabeza y muscular.
• Malestar generalizado.

En los niños pueden presentarse también:
• Problemas para respirar.
• Vómitos o diarrea.
• Irritabilidad o somnolencia.

¿Cómo se puede prevenir?
Para evitar el contagio, es importante:
• Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.
• Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con un pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo.
• Tirar a la basura los pañuelos descartables inmediatamente después de usarlos.
• Ventilar los ambientes y permitir la entrada de sol en casas y otros ambientes cerrados.
• Mantener limpios picaportes y objetos de uso común.
• No compartir cubiertos ni vasos.
• Enseñar a los niños a lavarse frecuentemente las manos en la escuela y hogar.
• Vacunar anualmente a todas aquellas personas que pertenezcan a grupos de riesgo de presentar complicaciones por gripe, de acuerdo con el Calendario Nacional de Vacunación.

¿Cuál es el tratamiento?
La mayoría de los pacientes sólo requieren tratamiento sintomático, como antitérmicos, reposo e hidratación. Sin embargo algunos pacientes deben recibir tratamiento específico con un antiviral indicado por el médico. Este medicamento está disponible en forma gratuita en centros de salud y hospitales.